Archive for the ‘trabajar para vivir’ category

El poder de las ideas

Jueves, 21 enero, 2010

Siempre tendemos a pensar que hay muchas cosas fuera de nuestro alcance, pero en realidad no es así. Nunca me he visto capaz de llegar a ser un empresario con proyección, para mi esa gente que decidia emprender un negocio arriesgado, con ideas nuevas, estaban a años luz de lo que yo podría organizar algún día. Compras, ventas, porcentajes de beneficio, de riesgo de cliente, amortizaciones, control de stocks, negociaciones, descuentos, almuerzos… pero en realidad, ¿qué es lo único imprescindible para empezar un negocio? Una buena idea. En comparación con eso, lo demás es una chorrada.

(más…)

Instituto Nacional de Empleo

Lunes, 03 agosto, 2009

inem2Hoy he ido al INEM. Ya fui la semana pasada pero me faltaba un papel (cómo no). Era la primera vez que iba y he de reconocer que si en algún lado el tópico de funcionario existe es precisamente en el INEM. Las historias que te cuentan de colas interminables ya no existen, ahora va todo con riguroso orden digital, cada uno con su número. Aquí, he de reconocer, encontré mi primer problema, había 5 opciones para elegir, pero la única que tenia algún sentido para mi era Información. Busqué a alguien que pudiera orientarme un poco, pero cometí el error de utilizar la misma palabra que había en el expendedor de tickets

(más…)

Vacaciones, por fin

Viernes, 10 julio, 2009

cerrado_por_vacacionesEstoy a unas horas de empezar mis vacaciones, que desembocarán en mi despido el día 26, como ya comenté recientemente. Tengo una doble sensación, por un lado ganas de ir a la playa, relajarme, olvidarme de que algún día trabajé y centrarme en la mujer salvaje y en divertirme, al menos, 1 mes entero. Por otra, se cierra una etapa importante en mi vida, han sido 3 años en los que he llevado el negocio casi yo solo y en cierto modo, lo considero mi pequeño engendro. Ahora que me voy, creo que lo echaré de menos. Esperemos que por poco tiempo y que en Septiembre pueda hacerme otra vez con él para darle ya la forma que me gustaría que tuviera.

En principio voy a pasar las vacaciones en casa, así que supongo que seguiré actualizando el blog a medida que me vayan ocurriendo cosas (seguro que estaré comentando y respondiendo comentarios), pero por si acaso, ¡que tengáis unas buenas y bonitas vacaciones! Y para los que tienen que currar, que el aire acondicionado no os quede muy lejos.

Aurevoire! 😉

Cuento de la lechera (version crisis)

Lunes, 22 junio, 2009

fired1Me van a despedir, esta semana o la que viene. Voy a quedarme con la empresa donde trabajo, en Septiembre u Octubre, pero antes me tiene que despedir, limpiar la empresa de deudas y pagos atrasados y luego haremos el traspaso del local. Es curioso que pueda haber una situación en la que te despidan y estés contento, sobretodo en esta crisis que nos ha tocado vivir.

La verdad es que estoy contento pero también acojonado, ¿qué pasa si en Septiembre no hay traspaso? Que me quedare con mi finiquito, pero sin trabajo. Es un riesgo que tengo que asumir si quiero quedarme con el negocio. Por un lado acojonado, pero por otro con unas ganas tremendas de tener 2 o 3 meses de vacaciones para disfrutarlo junto a la pasta que me tienen que dar.

(más…)

Solo puede quedar uno

Viernes, 24 abril, 2009

inmortalesTrabajo en una tienda de informática, pero nos dedicamos más a ser el mejor servicio tecnico que podemos ser que a vender artículos. En el barrio y alrededores hasta ahora han habido unas 4 o 5 tiendas competencia directa nuestra. Vivimos en la cuerda floja, mirando los recibos que tenemos que pagar la semana siguiente, el mes siguiente,  pero por ahora vivimos, cosa que no se puede decir de los demás.

Desde que empezó la crisis a dar fuerte, es decir desde principios del año pasado, han ido cayendo progresivamente, primero aquellos que nadie sabía exactamente qué hacían, luego algunos que por pertenecer a franquicias más o menos famosas y tener márgenes de beneficios entorno al 7 o 10% se han ahogado en sí mismos y ahora suena el rumor por el barrio que nuestro competidor mas directo, ese que lleva más tiempo que nosotros y que además vende hasta mobiliario de oficina, va a cerrar.

Cuando pienso en que los demás cierran y nosotros seguimos aquí me da por pensar si realmente somos mejores que los demás, ¿podría ser solamente suerte?. Hace ya tiempo que le inculqué a mi jefe (y se lo voy repitiendo de vez en cuando) que hay que diferenciarse de alguna manera. –¿Qué sentido tiene andar 2 manzanas para venir aquí si al lado de su casa le hacen el mismo trabajo?-. Nosotros no vendemos informática, vendemos soluciones a problemas y si no solucionamos el problema no cobramos nada.

¿Aguantaremos? ¿Somos realmente tan buenos como para que la crisis no se nos coma o vivimos un espejismo que en cualquier momento se caerá? Proximamente lo sabremos…

Semana Santa, ¡hasta luego feje!

Viernes, 03 abril, 2009

cristo-armasComo comentaba hace poco, el Lunes le dan mucho por el culo a mi trabajo, porque yo estaré practicando ball scratching, o lo que es lo mismo, rascamiento de pelotas. Llevo tiempo queriendo tener unos días sólamente para mí, para poder comprar algunas cosas que necesito, para poder llegar al supermercado antes de los últimos 15 minutos. Es lo que tiene tener un horario comercial, sí, nunca madrugas, cuando te levantas siempre es de día, después de comer te puedes echar una siesta… pero ahí se acaba todo. No puedes comprar absolutamente nada, porque cuando tu sales de trabajar, todas las demás tiendas también cierran, no tienes vida social porque para cuando terminas el día laboral, todos estan cenando y pensando más en irse a dormir que en otra cosa.

(más…)

Un espejo en medio de la crisis

Viernes, 30 enero, 2009

el_enemigo_en_el_espejoMi experiencia laboral seria no es muy extensa, pero ha sido suficiente como para pasar por varios estados que me hicieron cambiar el chip y crecer como persona, ver la realidad del mundo, muchas veces cruel, y saber que estoy preparado.

Mi primer trabajo de verdad fue en otra ciudad, asi que me tocó asumir la emancipación y la entrada al mundo laboral al mismo tiempo. Fué una época dura en la que cada día que iba a trabajar me temblaban las piernas al pensar si me iba a caer otra bronca. El día que no tenía conflictos dudaba en si habia hecho mi trabajo suficientemente bien como para que al día siguiente no tuviera un problema con el jefe. El ambiente era insoportable, cada uno de mis compañeros había desarrollado una técnica sobrehumana para echarle las culpas a otro y así librarse de la opresión de un jefe tiránico. Nunca me aceptaron, evidentemente.

(más…)