El blog en 32 pulgadas

El martes mi televisor decidió que ya había cumplido suficientes años y decidió acabar con su existencia. Era una bonita y pesada tele, se veía todo lo nítido que puede un tubo de rayos catódicos de 15 años de antigüedad, le faltaba la tapa que protege los botones del panel frontal, le saqué una de las rejillas de los altavoces para un experimento y nunca volvió a quedar igual cuando la volví a montar (tipico), tenia 2 cables pelados metidos por unas rendijas para sacar el sonido al amplificador Dolby Pro Logic y el euroconector principal tenía que estar atado con una brida para que hiciera buen contacto, pero era mi tele. La tele que ha alimentado mi adicción a la telemierda durante 3/4 partes de mi vida.

Mi primera reacción fue llamar a mi madre para comunicarle la noticia, como si hubiera sido un miembro más de la familia, pero contestó con descarada indiferencia

-Uy, con los años que tiene, es lo más normal
-Ya, pero era mi tele…
-¿Y qué quieres que le haga?
-No te llamo para que me soluciones el problema, te llamo para explicártelo
-Ah, vale… y qué vas a hacer
-No se, ¿la reparo o me compro otra?

Así que con la duda, decidí  ojear un poco el precio de teles nuevas. Primero fui a una tienda outlet que hay en mi barrio, pero me encontré que el dueño del establecimiento no quería vendérmela…

-Perdona, ¿PVPR qué significa?- le pregunté
-¿Tú qué crees?
-Hombre, si te lo pregunto es porque no lo tengo claro…
-Precio de Venta al Público Recomendado, ¿ves? este es el precio que recomiendan y este el mio, el que está en grande. Esto tiene que estar puesto siempre…-
en un tono como si yo fuera tonto o estuviera hablando con un colega suyo.
-Ah, que os obligan a ponerlo…
-No, pero todos tendrían que ponerlo, porque blah blah blah…

De repente soltó un discurso de esos que tienes atrapado en tu interior en un campo de fuerza de odio y rencor. En cuanto terminó, me fui de aquel sitio.

-No te ha caído bien, ¿eh?- me dijo la mujer salvaje
-Si no quiere vender, pues no ha vendido… yo quería comprar, pero por lo visto el no quería vender…

Siguiente destino, un megacomercio que nunca recomiendo, ese de color rojo cuyo nombre empieza por M y acaba en K, porque re-embalan los productos que devuelve la gente en garantía y te los venden faltando algún cable o simplemente con el mismo problema por el que alguien, en su sano juicio, cambió por otra cosa. Ese que ya no te permite re-embolsar el dinero porque siempre tienen una cola en el servicio post-venta (garantías…). Ese que odio, pues a ese fui yo.

Oferta: TV 32″ LCD Thomson, 299€. Alrededor, 4 personas observando.

-Joder, qué barato cariño, HD (1380×768), 3 HDMI, 2 euroconectores, video compuesto, salida SPDIF y USB.
-Thomson no es mala marca…
-¿Como es que está tan barato?

Ahí empezó una pequeña odisea comparando unos modelos con otros, este se ve mejor, este igual… -¿por qué tan barato? A ver si luego va a ser una mierda…-. Uno de los 4 espectadores de nuestras idas y venidas, ávidos de conseguir nueva información de la tele, vestido con ropa de camuflaje y botas altas militares, con un peinado punk decolorado amarillo pollo y cara de tener 18 años, no puede resistirse más

-A mi me parece demasiado barato para ser bueno…- dice en voz alta
-Guardate tu opinión para ti…-
le susurro al oido a la mujer salvaje -…madre mía qué tio más listo…- continuo mientras ella intenta aguantarse la risa*.

Total, que después de unos 15 minutos de balanza mental, al final decido gastarme los 300€ en la tele nueva y cual es mi sorpresa, cuando descubro que además ¡¡reproduce DivX por el USB!! OoooeeeEE oE oE oeeEEeee. Y los muy subnormales del MediaKK no lo habían puesto en el papel de la descripción. Y luego pensando, digo -pero si tengo el ordenador conectado a la tele, puedo ver cualquier cosa, hasta películas online!!- Toma, toma, toma, esto es la vida, la vida!! (al más puro estilo de Qué vida más triste).

(suspiro)

Y así estoy escribiendo esta entrada, esperando que aguante mucho tiempo, aunque no estando muy convencido después de averiguar que Thomson pertenece a TCL (multinacional china), pero usando ese pedAaso de monitorl, por la gloria de mi madre, que no quiero ni desiiro… lo bien que se verl … jugAando online!, ¿te da cuen?

(*) Este tipo de humor, que aunque parezca de una prepotencia y estupidez supina en realidad busca la risa por la exageración del comentario, sin tener maldad ninguna y sin animo de menospreciar al chaval que está pasando una etapa punk exagerada (yo la pasé con el pelo de punta y de color naranja butano) y que nada tengo en contra de el, es más, parecía un buen chico… este tipo de humor, como decía, es el que me ha pegado la mujer salvaje.

No olvides puntuar esta entrada (de 1 a 5 estrella1) · ¿Por qué es importante?

Explore posts in the same categories: banalidades

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Both comments and pings are currently closed.

3 comentarios en “El blog en 32 pulgadas”

  1. Blind-y Says:

    Jajajaja, mi hermana se compró una tele que hace cosas de esas, y también tiende a un humor como el tuyo, me recordabas ahora mismo a ella toda flipada…con la de cosas que hacía en su tele, ver videos de youtube, pelis…etc

    Ale disfrútala guapo!!

  2. xana Says:

    Jeje que bueno
    y es que ahora para comprarte cualquier cosa tuienes que hacer un master previo
    da igual que sean los yogures, que el champoo , que las galletas y si te vas al mundo cibernetico ni te cuento
    unbesoo y que la disfrutes


  3. Bueno consuelate porque yo le acabo de comprar una tele al Señor Patata de 32 que se ve de puta madre, pero como es un pijo pues ha sido en el Corte Ingles y me ha costado 700 euracos, eso sí se ve de lujo… Y es una LG; pero ya veremos lo que aguanta. Seguro que tu tele aguanta más, así que ánimo y que nos duren mucho tiempo. Besos


Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: