Diario de Navidad I

24 de Diciembre. Llegué ayer a esta ciudad. Mi madre se empeñó en salir a las 3 de la tarde, claro, como ella no iba a conducir, solo pensaba en llegar a la hora que le viniera mejor. Mal comienzo.

Si algo puede definir este día es aburrimiento. Estoy bastante agobiado de estar aquí, no quiero ni ver a la familia, ni comer las montañas de comida que siempre ponen en estas fechas. Estoy harto de turrones y demás mierdas. Cada vez que oigo un villancico me cabreo y solo pienso en volver a casa con la mujer salvaje. La echo de menos. Encima mi madre insinúa que tal vez nos volvamos el Lunes en vez del Domingo. -Lo que me faltaba, 1 día más de aburrimiento.

Menos mal que he encontrado una red wifi con cifrado WEP de un mercado de aquí cerca y  he podido piratear la clave. De repente parte de mi vida ha vuelto… mi correo, mi blog! Es como estar en parte en mi casa, con mis cosas y la gente con la que quiero hablar. No como con mi abuela, con la que hay que discutir para saber si cuando dice la sexta, se refiere a la cadena o a Antena 3, que la tiene sintonizada en el número 6 (y no intentes hacerle entender que es más lógico hacer coincidir nombres con números). Y si me pongo a hablar de mi abuela tengo que hablar de películas antiguas que se emiten en cadenas locales, de Walker Ranger de Texas, una serie que le encanta (quién diría que mi abuela es fan de Chuck Norris….) y de cotilleos que desembocan en discusiones absurdas, como si “el marica” (Jorge Javier Vázquez) tiene problemas con Ana Quintana (para ella no es Ana Rosa). Espero que cuando tenga 80 años al menos tenga cosas más interesantes de las que discutir.

Tengo que reconocer que vengo enfurruñado, algo que es habitual en mi. Me tuerzo y me pongo de un negativo que doy asco. Se me acaba la paciencia muy fácilmente y se me ve en la cara desde lejos. Es lo que tiene ser tan transparente, cuando estoy contento soy muy divertido pero cuando estoy triste o agobiado soy como un zombie, nada me hace gracia y todo me parece un coñazo. Hasta frunzo el ceño y pongo morros.

-Mañana te despertaré más pronto que hoy ¿eh?
-¿A qué hora?
-A las 12-
Suelo trasnochar y dormir hasta el mediodía para quitarme de encima al menos una mañana más de aburrimiento.
-Hoy me has despertado a las 11, pero he pasado de ti
-Eso no es verdad
-¿Cómo que no? me acuerdo perfectamente
-No es cierto, te he despertado a la 1…
-Mamá, me acuerdo que he pasado de ti completamente cuando me lo has dicho, ¿por qué no quieres reconocerlo?
-No te he dicho nada, eso es mentira
-Vale pues es mentira…

Tedio, tedio y más tedio. Y más cara de tedio.

No olvides puntuar esta entrada (de 1 a 5 estrella1) · ¿Por qué es importante?

Explore posts in the same categories: el clan

Etiquetas: , , , , , ,

Both comments and pings are currently closed.

4 comentarios en “Diario de Navidad I”

  1. lafuentedesed Says:

    Digan lo que digan, el que algo sea mal de muchos consuela, al menos a mi. Seré tonto supongo.
    Comienza la Navidad.
    Ánimo. Pasará.

  2. eme Says:

    Pues ya somos tres. Yo tampoco veo la hora de volver a MI aburrida vida normal sin tanta gente, tanta comida, tanta alegría y tanto villancico junto.
    Sólo quiero que este año la Navidad pase rápido y de puntillas por mí.
    Pd: Yo también pirateo internet🙂 jejeje, me he visto 100 x 100 reflejada.

    ¡ÁNIMO A LOS DOS!

  3. Vértigo Says:

    Lo único que te puedo decir es que intentes pasarlo lo mejor posible! Mucho ánimo!!!! Y ya sabes que si te desesperas pues nos lo cuentas y al menos te desahogas un poco! Un beso.


  4. Uy pobre tú, mi Señor Patata se parece a ti, cuando se aburre se vuelve gruñón, jajjaja, menos mal que ya pasó la navidad, pero voy a seguir leyendo tu diario que me gusta.


Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: