Ilusión infantil

HE-Man. ¡Qué recuerdos...!

El 20 me presento al examen práctico en abierto para el carné A (si, este va a ser otro aburrido post sobre la autoescuela). Por si no lo sabéis, en Diciembre cambia el carnet para motos y se introduce el A2 para motos de mediana cilindrada. Así que hay algo de prisa por sacárselo ya y así tener directamente el A que me permitirá conducir cualquier moto (después de 2 años de principiante). Por eso voy a hacer apenas un par de prácticas circulando por la calle y probaré suerte. Si la cago, aún estaré a tiempo de intentarlo de nuevo el 30.

Recuerdo cuando me saqué el carné B que tuve una pequeña explosión de ilusión al empezar las prácticas en la calle. Hoy me ha pasado lo mismo, con mi peto de “Lento”, mi casco con radio y mi coche de autoescuela detrás. Como un niño con zapatos nuevos, pero en vez de zapatos una honda CBF250 con manillar extra-largo, de esos que cuando la conduces parece que seas un croisant. Y yo encantado de la vida.

-En la próxima intersección que se pueda, gira a la derecha
-Recibido

Curiosamente, el examen en circuito cerrado lo hice con una moto blanca que nadie quería y la gente que la usaba salia maldiciendo.

-La dirección va dura…

-El ralentí está muy alto…

-Frena demasiado…

A mi me pareció que iba perfecta, me sentí seguro y todo fue genial. Me gustó esa moto blanca y resulta que la que tengo que usar es otra igual. Y no sólo eso, hablando con la mujer salvaje sobre qué moto comprar, me convenció que me la comprara blanca, que llamaría menos la atención. Y la verdad que ¿para qué la quiero roja, si seguro que cualquiera al verla se subirá y los ladrones la verán a la legua? Además la blanca es muy chula también. El karma, chatos, el karma… todo me lleva a la moto blanca.

Me da un poco de vergüenza sentirme tan ilusionado con algo tan banal, es como volver a las navidades de 1984 cuando me regalaron el castillo de Grayskull de los HE-Man. Y es que siempre me han tocado vehículos feos y de baja calidad, nunca tuve un monopatín de los guapos, ni una bici buena de verdad, ni un coche de verdad (un Ford KA de la primera versión, al cual adoré durante 11 años pero era lo peor), ni una moto de verdad (cada pocos meses se le jode algo, la última la luz de freno trasero, se ha jodido algo de la maneta de freno, pero antes fue la bomba de la gasolina, la batería 2 veces, la luz de los relojes, los espejos, el embellecedor del manillar…). Pero esta vez no, esta vez me voy a comprar una moto de verdad, la que se supone mejor en su cilindrada, la Honda VTR250. Y además blanca. Porque yo lo valgo. Joder.

Ayúdame a decidir qué color es el mejor participando
en la encuesta de la página principal.

No olvides puntuar esta entrada (de 1 a 5 estrella1) · ¿Por qué es importante?

Explore posts in the same categories: banalidades

Etiquetas: , , , , , , , ,

Both comments and pings are currently closed.

2 comentarios en “Ilusión infantil”

  1. Eva Says:

    Mucha suerte en tu examen.
    Y la moto es preciosa.


  2. Bueno pues disfrutala mucho.. y suerte.. Jjajaj sigue así de animado. Besos


Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: