Balance

hippie Desaparecido – Manu Chau

Ayer quedé con la mujer que aparece cada cierto tiempo y estuvimos poniéndonos al día, contándonos nuestras vidas rutinarias uno al otro después de bastante tiempo sin quedar. Por supuesto, ella estuvo en Nochevieja y sabe quien estuvo cuidando de mí, por lo que la pregunta ha sido inevitable

-Y… ¿y qué tal con esta?
-Pues bastante bien, estoy un poco sorprendido-

Es curioso que mi relacion más personal con ella siempre es descompasada, nos pasan cosas similares y en ocasiones veo que sentimos de forma parecida, pero nunca a la vez, cuando yo estoy mal ella está bien y cuando yo estoy genial después de tanto tiempo, ella va y está deprimida. Cuando ella me cuenta sus penas me siento muy identificado porque explica cosas que me son muy conocidas y me hace pensar en mí mismo, en este momento de despreocupación que estoy pasando.

Y asi, hablando de soledad, de mí, de ella, pasaron las horas y mientras ella me contaba lo sola que se siente yo recordaba lo solo que me sentía cuando tenía a la mujer que tiene alas de ángel en la cabeza. Y la eché de menos. Ahora, mientras escribo, vienen a mi memoria los pocos ratos buenos que hemos pasado juntos, descartando los momentos de comerse la cabeza o de caer en contradicciones. Es parte del pasado, pero aún me toca la fibra sensible…

Pero después despierto de esa pequeña somnolencia y viene a mi mente la mujer salvaje, tan animal y tan sexual, que me quita las preocupaciones y me anima a dejar de pensar en lo que sea. Ni siquiera en si ella puede encariñarse conmigo. Y qué bien te hace sentir eso, qué hippie despreocupado, pensando en las flores y no en las armas. Haz el amor y no la guerra. Y éste, es mi balance a día de hoy… disfruta del sexo y olvídate de los problemas. Y que cada cual se ocupe de lo suyo.

Don’t worry, be happy.

Explore posts in the same categories: tribu urbana

Etiquetas: , , , , , , , ,

Both comments and pings are currently closed.

One Comment en “Balance”

  1. Gohan Says:

    Que bien se vive cuando las necesidades afectivas o fisiológicas estan bien cubiertas, cuando estas así y alguien te cuenta la soledad que esta pasando, como la mujer que aparece cada cierto tiempo, lo comprendes y aconsejas si se da el caso, pero siempre desde ese estado de bienestar y tranquilidad que te proporciona el tener tus necesidades cubiertas. Parece que caminas 10cm más elevado que los demás, como flotando. Me alegro por ti, es una sensación cojonuda. Tan buena como la canción de “La despedida” del mismo disco que la de “Desaparecido”.


Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: