Salvajemente equilibrado

kiReleyendo el blog me doy cuenta de que apenas hablo de la mujer salvaje. Lo he pensado muchas veces, solo hay que echarle un vistazo a la nube de etiquetas (en la página principal) y ver que está a la par que una historia inacabada cuyo calificativo más preciso es cutre (dejó de cogerme el teléfono un día y acabé mandándole un SMS donde la llamaba cría). No suelo pasar mucho tiempo dándole vueltas a algo que no le veo salida, así que cuando me preguntaba por qué solo le he dedicado 9 posts, terminaba rápido en un -Bueno, si no me nace, pues no me nace-. Hoy he llegado a otra conclusión. El blog es un reflejo de mis angustias y alegrías, de mi montaña rusa emocional, ilusiones infundadas y caídas al abismo, renacimientos, emociones nuevas… inestabilidad en una palabra.

Hoy lo que predomina en mi vida es el equilibrio, por eso no hablo de ella aunque cada poco me sorprenda algo nuevo, aunque esté más satisfecho sexualmente que George Clooney, aunque encajemos tan naturalmente como si nos hubieran separado anteriormente, quizás, en otra vida. Se podría decir que no necesito el blog, por eso últimamente lo dedico más a mis cosas cotidianas o mis pensamientos menos introspectivos. Vamos, que no hablo de la mujer salvaje porque soy feliz -curiosa paradoja-.

Pero para hacerle justicia tengo que destacar varios aspectos de la mujer salvaje que la hacen única.

La primera es que aunque parezca borde dados sus niveles de sarcasmo (tiene una visión especial de lo que es hacer broma), en el fondo es todo lo contrario. En un par de ocasiones hemos discutido, siempre por la noche donde los niveles de alcohol y THC actúan sobre la parte del cerebro dedicada a la comprensión y el juicio, siempre porque a mi no me ha gustado algún comentario suyo y ha despertado mi orgullo. Y siempre hemos acabado soltando alguna lagrimilla en plan

-Joder tío, era una broma, no me has pillado… lo siento
-Ya, pero si ves que reacciono mal, ven y dime tío que es broma… lo siento no te cojo nunca…
-No, no, es culpa mía…

Estamos trabajando en ello, es algo que no puede controlar al completo así que ella intenta no bromear conmigo y yo intento conocerla más para que no me deje en estado de shock de repente. Es algo que le preocupa mucho

-Lo siento, de verdad, no quiero cagarla…- repetía entre sollozos
-Oye, esto ya no es una tontería, aunque discutamos una noche no lo voy a mandar todo a tomar por culo por una discusión absurda.

La segunda es que me quiere con locura y tengo que reconocer que yo a ella también. Hace un tiempo respondía a un comentario diciendo que amor no es lo que definía esta relación, pero la verdad es que ahora la cosa esta ya muy seria y a mi me encantaría que tuviera un trabajo estable y que se viniera a vivir conmigo, a fin de cuentas pasa más tiempo en mi casa que en la suya.

Tengo que añadir una tercera y es el sexo con ella (por algo es la mujer salvaje). Hoy he visto en la tele el programa ese que es como un juicio popular, un hombre y una mujer habian firmado un acuerdo prematrimonial en el que ella no podia adelgazar más de 5 Kg y que debían mantener relaciones sexuales 2 veces al día. Uno de los presentadores ha preguntado al público -¿Pero es que eso de hacerlo 2 veces cada día se puede mantener? ¿O es que todos somos Superman?- En ese momento ha sonado mi móvil por un SMS que decía

“Pon T5. Me estoy partiendo el culo.”

Claro que se puede, por lo menos durante 8 meses, que es lo que llevamos la mujer salvaje y yo follando un par de veces diarias, bueno, en ocasiones 1, pero otras 3, asi que se compensa ;)

Ya me veis, con que en Septiembre/Octubre tenga claro mi trabajo, creo que voy a estar más feliz que una perdiz…

No olvides puntuar esta entrada (de 1 a 5 estrella1) · ¿Por qué es importante?

Explore posts in the same categories: one love

Etiquetas: , , , , , , , ,

Both comments and pings are currently closed.

5 comentarios en “Salvajemente equilibrado”

  1. Gordi Says:

    Equilibrio, ingrediente imprescindible para ser feliz. ¿Sabes? me das mucha envidia. No sé si sana o no. Bueno, sí lo sé, de sana nada. Me cortaría una mano si supiera que eso me garantizaría el equilibrio y ser feliz y eso muy sano no debe ser.

    Me alegro por ti. Un beso.

  2. caótica Says:

    Te sigo desde hace tiempo, y desde que descubrí tu blog sentí una especie de parelelismo asombroso. Por eso, quizás, comprendo que no escribas practicamente nada sobre la mujer salvaje. Por que a mi, me pasa más o menos lo mismo. En mi blog escribo mucho de mi, de mis historias con tios, más o menos frívolas. Pero precisamente, de quienes han sido verdaderamente importantes, no he escrito, y no sé si alguna vez escribiré.

    P.D. Pásate alguna vez por tus blogs vecinos! que me tienes abandonadita! ejjeje

  3. .undermind Says:

    Gordi ojalá tuviera una forma de saber cómo se hace. Durante mucho tiempo he buscado el equilibrio, unas veces mirando hacia dentro y otras hacia afuera. Desde mi punto Zen en el que vivo ahora solo puedo decirte que la búsqueda del Nirvana no acaba nunca. O no, yo que se…

    Caótica tienes razón y me disculpo por ello, pero es que apenas me conecto últimamente… prometo cambiar ;)

    Saludos.

  4. lafuentedesed Says:

    Pero entonces hay esperanza? Existe el bienestar?
    Que rico leer entradas como esta, que estamos por ahí un atajo de infelices que vaya!
    Un abrazo. Y enhorabuena!


  5. Me alegra y creo q sí que se merecía este post… Enhorabuena por tu situación y que la disfrutes. Besos


Los comentarios están cerrados.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: